//
estás leyendo...
Información

Un buen artículo y el recordatorio de la asamblea de mañana

Pues eso, que mañana tenemos asamblea y que nos animemos a participar. Vienen tiempos interesantes!

Cooperativismo: retaguardia, refugio y alternativa
El hecho cooperativo es, sobre todo, alternativa social post-capitalista, construcción de nuevos paradigmas económicos y empezar a labrar las semillas de la democracia social y económica. La economía, como la política, o la hacemos nosotros o será hecha contra nosotras.
Desde los pioneros de Rochdale, a mediados del siglo XIX, hasta hoy –donde más de 1.000 millones de personas en todo el mundo están directamente vinculadas al cooperativismo– mucho ha llovido y mucho ha pasado. Pero seguramente, nunca como antes, la cooperación social se ha visualizado como alternativa sólida y real ante un mundo cada vez más injusto y desigual. Ni nunca antes se había convertido en realidad concreta el ‘There is no alternative’ neoliberal parido por Reagan y Thatcher.
Hoy, aquí y ahora, el hecho cooperativo es, sobre todo, alternativa social post-capitalista, construcción de nuevos paradigmas económicos y empezar a labrar las semillas de la democracia social y económica. La economía, como la política, o la hacemos nosotros o será hecha contra nosotras. Y es en este terreno, en esta disputa tan desigual entre modelos antagónicos que es la economía, donde el cooperativismo replica y refuerza, finalmente, una profunda lucha social y cultural que veníamos perdiendo. La de los valores: solidaridad, apoyo mutuo, autogestión, mutualismo, previsión social, mejora de las condiciones de vida y trabajo, tejido de red comunitaria, recuperación del vínculo social, autoorganización y autodefensa ante los embates del mercado.
En la búsqueda de alternativas desde hace décadas, y ante el secuestro de la democracia política y la soberanía económica, el cooperativismo y la economía social desempeñan cada día el derecho a decidir sobre el modelo económico. Autodetermina cada día para disputar el terreno a un capitalismo ya senil, que revienta el tejido productivo, la estructura social y el entorno ecológico. Hoy, aquí y ahora. Si ellos tienen La Caixa, nosotras –un nosotros plural, social y abierto– tenemos Coop57 y Fiare: los primeros pasos hacia un sistema financiero ético. Si ellas tienen Endesa y el casino de las energéticas, nosotros tenemos Som Energia, apuesta ecológica y soberanía energética. Si ellos tienen Carrefour, nosotras cooperativas de consumo que, bajo los principios de la soberanía alimentaria, protegen la agricultura y el campo. Los ejemplos, no exentos de contradicciones porque el cooperativismo no es un cuento de hadas, se multiplican en prácticas sociales que, en y por sí, ya liberan. Ya cambian el país. Ya democratizan la economía, redistribuyen socialmente la riqueza y refutan la mercantilización.
El cooperativismo hoy –superando también el enésimo intento burdo para mercantilizarlo, integrarlo y desfigurarlo en el seno de la dictadura del mercado libre– intenta operar a escala humana, social y territorial y se convierte en una nueva institución del común. Esta es la aportación cooperativa –democratizadora, transformadora, solidaria, internacionalista– en un contexto radical de persistente “golpe de estado de mercado”: seis años de crisis, tres de políticas de austericidio… y décadas de acumulación por desposesión de las clases populares.
Desde la fértil y a menudo olvidada historia del movimiento obrero y cooperativo, Micaela Chalmeta certificaba que la acción cooperativa no es más que “desecar el capitalismo en sus fuentes”. Allí donde comienza. Hoy, la apuesta insumisa por el cooperativismo –de trabajo, de consumo, de servicios– significa poner las bases, las semillas y la matriz de un modelo poscapitalista a la altura de los retos del siglo XXI. Porque, finalmente, el único territorio liberado del que disponemos es nuestra vida cotidiana. Allí donde desobedecemos, o reproducimos, con nuestra práctica, el capitalismo senil. Allí donde demostramos, y nos demostramos, que sí. Que ya es posible un tiempo de vida fuera del capitalismo. Un nuevo tiempo de los comunes. Cooperativismo, pues. Y tanto. Nuestra retaguardia solidaria, el refugio colectivo donde refutamos la doctrina del shock, la alternativa de futuro que vendrá. Que ya está viniendo.
David Fernández es diputado por la CUP-AE en el Parlament de Catalunya.

Anuncios

Acerca de acampadabadajoz

¡Porque un mundo mas justo es urgente!

Comentarios

Un comentario en “Un buen artículo y el recordatorio de la asamblea de mañana

  1. Les dejo una dirección de una radio con interesantes audios:
    http://radiointlz.freeservers.com/

    Publicado por Andres | 27 septiembre, 2013, 10:04

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: